Economía Circular en Asturias

Categories: Actualidad

Economía Circular en Asturias

.

No sólo la eficiencia energética y el autoconsumo son medidas que mejoran la sostenibilidad del medioambiente. La noción de economía circular surge como una respuesta a los desafíos ambientales y económicos que enfrenta el mundo en la actualidad.  Por ello desde 2015, se están realizando diferentes actuaciones, como el Plan de Acción de Economía Circular de la UE, que busca transformar la economía europea en un sistema más circular y sostenible; y su homólogo en nuestro país: Estrategia Española de Economía Circular. Además de las nuevas convocatorias de ayudas dentro del componente 12 del plan de recuperación y resiliencia.

La economía circular es un concepto económico y social, se basa en buscar la sostenibilidad a través de la eliminación del desperdicio y la reutilización de los recursos existentes. En lugar de seguir el enfoque tradicional de «extraer, producir, usar y desechar», el objetivo de la economía circular es reducir la extracción de recursos y maximizar el valor de los recursos o residuos existentes.

Este proceso no sólo implica el diseño de productos que sean reutilizables o reciclables, la promoción de la reparación en lugar del reemplazo, sino que exige la adopción de prácticas empresariales responsables y sostenibles. Por ello, es imprescindible el compromiso de diferentes actores, privado y públicos.

Desde una perspectiva laboral, además de ser una forma más sostenible de hacer negocios, la economía circular proporciona oportunidades de crecimiento económico a largo plazo. Ya que se fundamenta en la innovación y el uso más eficiente de los recursos, se pueden crear nuevos empleos y oportunidades de negocio en áreas como la gestión de residuos y la recuperación de materiales.

Las actuaciones y estrategias que abarca la economía circular son:

  • Diseño circular: El diseño circular implica diseñar productos, servicios y sistemas de manera que sean más sostenibles y circulares desde el principio. Esto puede incluir la incorporación de materiales reciclados, la adopción de diseños modulares que permitan la reparación y el reciclaje, y la promoción de modelos de negocio basados en la entrega de servicios en lugar de la venta de productos.
  • Gestión de residuos: La gestión de residuos es una parte clave de la economía circular, ya que implica la minimización de residuos y la promoción de la reutilización, el reciclaje y la recuperación de materiales. Esto puede incluir la adopción de prácticas de reciclaje avanzadas, la gestión de residuos orgánicos y la promoción de la economía de la funcionalidad, en la que se promueve el uso compartido y el alquiler de bienes y servicios.
  • Eficiencia de recursos: La eficiencia de recursos implica el uso más eficiente de los recursos naturales en la producción y el consumo. Esto puede incluir la reducción del uso de materiales y energía en la producción, la promoción de prácticas de uso más eficientes y la adopción de soluciones de disposición final más sostenibles.
  • Innovación y colaboración: La innovación y la colaboración son elementos clave de la economía circular, ya que se requiere una colaboración más estrecha entre empresas, gobiernos y la sociedad en general para crear una economía más circular y sostenible. Esto puede incluir la promoción de nuevas tecnologías y modelos de negocio, la colaboración en el diseño de productos más sostenibles y la participación en iniciativas de economía circular a nivel local y global.

Como comentamos al principio de este artículo, en España existen diversas ayudas destinadas a promover la economía circular y apoyar a empresas y organizaciones que adopten estas prácticas.

Infórmate de todas ella en: consultoria@eprogram.es

Comparte en: